Fútbol popular: una vía alternativa al negocio


En el modelo popular los clubes los gestionan los socios, quienes buscan democratizar el fútbol y acabar con el negocio de este deporte


REPORTAJE | Diego Arnáiz


Mapa del fútbol popular en España (Fuente: propia)


«Jugar sin hinchada es como bailar sin música», cuenta el periodista uruguayo Eduardo Galeano en su libro “El fútbol a sol y sombra” (1995). ¿Se imaginan el sinsentido que supone bailar sin música? Algo ilógico. Igual que el fútbol sin aficionados, no se concibe. En tiempos en los que, en el mundo del deporte rey, el dinero y el negocio son lo primordial y la pasión un elemento secundario, un reducto de clubes pelea por devolver el fútbol a sus verdaderos dueños. El fútbol, del pueblo y para el pueblo.

Es habitual abrir la prensa deportiva y encontrar noticias sobre algún club que ha sido comprado por un magnate. Sin embargo, los clubes populares son clubes de fútbol libres de dirigentes totalitarios interesados en el dinero. Sus dueños son sus propios socios y las decisiones se toman entre todos ellos.

Este modelo alternativo surgió en Inglaterra en el año 2005 con el nacimiento del FC United of Manchester y dos años más tarde llegó a España de la mano de un grupo de aficionados del Atlético de Madrid que, descontentos con la gestión del club, decidieron fundar el Atlético Club de Socios. Actualmente, en el estado español existen 15 equipos populares: Atlético de Socios, S.D. Logroñés, C.A.P. Ciudad de Murcia, U.C. Ceares, C.P. Almería, F.C. Tarraco, Xerez Dptivo., Unionistas de Salamanca C.F., U.D. Ourense, Avilés Stadium, Orihuela Dptiva., U.D. Aspense, Rosal F.C., U.P. Palencia e Independiente de Vallecas. 

                

Algunos de ellos son nuevas creaciones de clubes pero muchos surgen a raíz de la desaparición o los problemas económicos de un antiguo club. Es el caso de la S.D. Logroñés, U.P. Palencia o Unionistas de Salamanca C.F. En 2011, la Unión Deportiva Salamanca entró en concurso de acreedores y dos años más tarde puso punto y final a 90 años de historia. Tras el desastre, un grupo de aficionados presentó un nuevo proyecto, que siguiera el modelo del fútbol popular y que sirviera de homenaje al extinto equipo. Nacho Sánchez, responsable del área de fútbol popular de Unionistas, recuerda el inicio del proyecto: «La Plataforma de Aficionados Unionistas planteó la idea de un equipo homenaje que tuviera siempre en el recuerdo a la Unión Deportiva Salamanca pero sin hacerse pasar por ella». Unionistas nació para devolver la ilusión a Salamanca.

Una situación parecida se vivió en Palencia, pero esta vez por partida doble. En 2012, muere el C.F. Palencia y nace entonces el C.D. Palencia. 9 años después, este club desaparece también. Este 2020, ha surgido la Unión Popular Palencia, siguiendo el modelo del fútbol popular. Sergio Palacios, aficionado del mismo y cofundador de Wanderesfutbol.com (medio alternativo online sobre fútbol), matiza que el club nació con el objetivo de «tener un equipo al que seguir, vivir y compartir», algo que el fútbol negocio les ha impedido.

 

Un socio, un voto


La reconversión de los clubes de fútbol en sociedades anónimas deportivas, fruto de la Ley del Deporte de 1990, supuso el capítulo más significativo en la mercantilización del fútbol y la pérdida de derechos del aficionado en España. Los clubes pasaron a ser empresas, gestionadas por máximos accionistas, que buscan el beneficio a través del éxito deportivo y comercial. Las televisiones, patrocinadores y propietarios dirigen el fútbol al ritmo de sus intereses, y en toda esta ecuación, el aficionado no tiene cabida. 

El fútbol popular sin embargo, busca devolver al aficionado al centro de las prioridades. «Planteamos esta cuestión desde un modelo totalmente integrador. No es que intentemos acercar al aficionado al club, es que el aficionado es el club», explica Nacho Sánchez. 

Aunque son un mero trámite, estos clubes cuentan con directiva, que actúan como representantes de los socios, y son elegidas en votación. Porque aquí, todo se vota. Sergio Palacios detalla que las decisiones se toman en asamblea. Desde las más importantes hasta las más simples, siempre de forma horizontal. «No por tener dinero para invertir vas a tener mayor poder que otro socio», argumenta Nacho Sánchez. De hecho, en los estatutos de los clubes, está escrita la frase “un socio, un voto”. «El funcionamiento es claro -comenta Sergio Palacios- el socio paga su carnet, lo que le da derecho a un voto. Es democracia 100%». 

Los empleados, excepto cuerpo técnico y jugadores son, en muchos casos, voluntarios que trabajan por amor al club. Nacho Sánchez comenta que en Unionistas hay informáticos, abogados o profesores, gente de muchos ámbitos laborales que ayudan en lo que saben, son como una gran familia. Este ambiente cercano y familiar también influye a los jugadores en el aspecto deportivo. Para Jorge Herce, jugador y capitán de la S.D. Logroñés, tener un trato tan cercano con el aficionado al jugador le da “un plus”.

 

El fútbol popular es un modelo totalmente diferente de entender el fútbol. Una vía más romántica que se aleja del negocio. Una opción donde la pasión y el amor no se compran con dinero y son el verdadero motor de un fútbol por y para los aficionados. Un ejemplo de que otro fútbol es posible.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOBRE NOSOTROS

Fichajesweb

Somos una página deportiva fundada en el año 2014. Informamos acerca de toda la actualidad futbolística, en especial, sobre los rumores y traspasos en el mercado de fichajes.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Enlaces patrocinados

logopub

Asser Ferocia

Marca de ropa fundada en 2016. Patrocinador oficial de Fichajes Web

logopub

Nooryah

Descubriendo tus fortalezas al recibir comentarios honestos de tus amigos. Patrocinador oficial de Fichajes Web